Blogia
Golpes de mar de Antón Castro

Golpes de mar en La voz de Galicia

(Firma: Marina de Miguel | Lugar: la voz | madrid) Ladrones de caballos, mujeres que esperan el regreso de sus maridos, ciudades sumergidas, islas que brotan de la imaginación de un soñador, historias de ballenas y valientes navegantes.

Aunque Antón Castro (Arteixo, A Coruña, 1959) reside en Zaragoza desde hace muchos años, su último libro, Golpes de mar (Destino), lleva impregnado en sus páginas el olor a sal y el susurrante viento de su tierra nata l. El volumen de diecisiete relatos, que fue presentado ayer en la sede madrileña de la editorial, comenzó a gestarse en su cabeza hace dos décadas: el primer borrador lo escribió en gallego en 1986. De forma paralela a la publicación de sus primeras obras, el proyecto, ya en castellano, fue creciendo y modificándose hasta dar como resultado un universo en el que la realidad se confunde con la ficción. «El mundo del mar me obsesiona desde pequeño, las narraciones orales, los aparecidos, la fantasía que convive con lo cotidiano. Todo esto está muy presente en mi memoria y el resultado es este libro», explica Antón Castro.

Reflejo de su propia añoranza, las historias transcurren en una región del alma llamada Baladouro, situada entre Arteixo, Santa Mariña de Lañas, Barrañán y Caión, en A Coruña.

Sin embargo, ha preferido huir de un marco temporal, con el propósito de ofrecer al lector una ambiente que bebe de lo irreal. «Quería que se notara la atmósfera, el mar, la psicología de los personajes, en muchos casos estrambótica e ilógica. Mi intención es que todo estuviese rodeado por un especie de nebulosa, que formase parte de la región de los sueños», apunta.

Como no podría ser de otro modo, ese espacio onírico también le transporta a su origen. «Galicia es para mí la región de los sueños, sigue siendo la imagen de la Arcadia, del paraíso, por lo menos la Galicia vinculada con mi propia memoria», comenta el autor de El testamento de Patricio Julv e y El álbum solitario . Golpes de ma r es un libro sobre el arte de contar y el arte de oír historias, una de las pasiones de Antón Castro. Por esa razón, los relatos son un agradecimiento a los grandes narradores cuyas creaciones han logrado transformar su propia experiencia vita l. «El arte de contar, la literatura, es como una gran curación, una manera de viajar sin tener que moverse. A los personajes les encanta contar y están mediatizados por sus historias», añade el autor, quien ha rendido un homenaje a Álvaro Cunqueiro con el relato Tirnagoescha.  
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres